Red velvet cupcakes



El día que probé estas cupcakes pensé ¿cómo es posible que alguien haya inventado tan delicioso bocado?. Increíble sabor, una textura deslumbrante en el paladar, un color rojo brillante pasión único,  ....
La receta original es con glaseado, pero personalmente pienso que están muchísimo mejor sin ningún tipo de recubrimiento o glaseado.


  • 45 minutos
  • 25 cupcakes


Ingredientes:

  • 250 gr. de harina de reposteria
  • 2 gr. sal (1/2 cucharadita)
  • 15 gr. cacao en polvo
  • 115  gr. mantequilla sin  sal (a temperatura ambiente)
  • 300 gr. azúcar
  • 5 gr. extracto de vainilla (1 cucharadita)
  • 240 ml. de buttermilk
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de colorante rojo
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico


... manos a la obra:


En un bol mezclaremos la harina, la sal y el cacao. Si alguno de los ingredientes está un poco apelmazado, lo tamizamos. Reservaremos la mezcla obtenida.


Por otro lado mezclaremos la buttermilk con el colorante rojo. Reservaremos la mezcla obtenida.


Ahora metemos la mantequilla en nuestro robot amasador. Durante un minuto lo ponemos a velocidad baja. Añadimos el azúcar y volvemos a amasar durante 1 minuto hasta que se quede todo bien mezclado. Añadimos la vainilla y volvemos a mezclar. Añadiremos los huevos de uno en uno. Mezclando bien entre uno y otro. Tiene que quedar muy esponjoso todo.

Es el momento de añadir la mezcla de harina y la buttermilk. Para ello iremos introduciendo alternativamente la harina y la buttermilk. Empezaremos por la harina y acabaremos por la harina. Por ejemplo, podemos poner la harina en tres partes y la buttermilk en dos.





Ya lo tenemos todo mezclado, es el momento de coger el bicarbonato en un cuenco y añadirle el vinagre. Una vez empiece a reaccionar, rápidamente volcaremos el contenido en el bol donde tenemos toda la masa. Mezclaremos bien y verteremos el contenido en los moldes de magdalenas. Los rellenaremos a mitad, ya que luego suben bastante.

Colocaremos en el horno (previamente precalentado) a 170º, calor arriba y abajo, y aire, durante 20 minutos.

Y receta concluida. Es importante indicar que pasadas 24, incluso 48 horas, están muchísimo más ricas, ya que los sabores de los diferentes ingredientes se han potenciado y fusionado.









8 comentarios:

  1. Te han quedado superatractivos ¡me encanta el rojo! ¡vamos, es un rojo Valentino!

    A tus niñas les deben haber encantando.
    ¡Ah! Y me gusta una cosa qué dices, es verdad que muchos cupcakes, dependiendo de que lleven el "sombrerito" a veces están más ricos sin él, ¡pero son tan bonitos!

    B7sssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen! La verdad es que son exquisitos y si,te doy toda la razon con sombreritos son taaaan monos y lo pasamos tan bien haciéndolos!

      Gracias por tu comentario.Bsos

      Eliminar
  2. Mira que le tengo ganas yo a esto y no me doy decidido ehhh...a ver si para mi cumple me atrevo. Te han quedado de lujo y con color muy sugerente... ;-) Besiños!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!!!...pues te tienes que decidir,con lo experta que tu eres,ya veras el cariñolo que contento lo tienes en una de ésas cenitas que tu preparas! Pásalo bien en semana santa,o mejor dicho Santa Semana!

      Besitos.

      Eliminar
  3. Hola Cristina ,a ver cuando me animo a hacer estas red velvet , que tienen una pinta estupenda !!

    Pásate por mi blog, tengo algo para tí http://cocinandoamisamores.blogspot.com.es/2012/04/premios.html

    Nos vemos , Besos !!!

    ResponderEliminar
  4. Cristina soy Rosi, mira en mi blog: http://entrecacharrosdecocina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. me encanta!!!
    Pasate por mi blog y recoge tu premio!!
    Es un premio para reconocer los blogs que tienen menos de 200 seguidores, enhorabuena y mucha suerte!!
    http://elfogondesandra.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Es que la red velvet tiene una textura... que no se puede explicar. Pasate por mi blog que tienes un premio... vaya, que de premios ya!!! Un beso.

    ResponderEliminar