Polvorones de almendra


Polvorones de almendra....uuummhh... solo de escucharlo ya se me hace la boca agua y es casi imposible no pensar en Navidad. Como os he dicho en alguna que otra receta, soy adicta a lo dulce y para mi no hay navidad sin una buena mesa navideña con sus polvorones, y sin son caseros ¡mejor!. He probado a hacer varias variantes, pero sin duda para mi, los mejores son los de almendra, que para comer chocolate ya tenemos el turrón, y lo de los turrones da para otro post.

Por suerte, a mi costillo también le gustan mucho los dulces navideños (bueno, y los no navideños). Así que hemos pasado más de una tarde dominguera haciendo polvorones, con la cocina llena de harinas, almendras y mucha ilusión por ver cómo quedan.... Espero que os animéis a hacerlos, son fáciles, la masa si está bien hecha da gusto trabajarla y el olorcito que se queda en toda la casa es maravilloso.

Así que venga, no seáis remolones y presumir de polvorones caseros cuando tengáis invitados... Y ahora, a la receta...

  • Thermomix
  • 60 minutos
  • 30 polvorones


Ingredientes:
  • 350 gr harina floja
  • 150 gr azúcar glasé
  • 150 gr manteca de cerdo
  • 100 gr almendra rallada cruda
  • 1/5 cucharadita de canela
Para el adorno:
  • Semillas de sésamo
  • 50 gr azúcar glasé
  
... y manos a la obra:
Primeramente tostaremos la harina un poquito. Se puede hacer en el horno o en sartén. (Yo lo hago en la sartén unos 10 minutos, removiendo continuamente, con una cuchara de madera). El color y el olor de la harina irán cambiando poco a poco. Pero ojo, NO tostéis demasiado porque amargará.
Luego la dejamos enfriar (10 min).
Derretimos un poco la manteca: a 37ºC,1 min, velocidad cuchara. Metemos todos los ingredientes al vaso. 3 minutos velocidad espiga, nos ayudamos de la espátula para que se integre bien todo, queda una textura muy arenosa.

Amasamos hasta conseguir una bola compacta y manejable. Luego se van amasando a mano bolitas de unos 2 o 3 centímetros.
Si vamos a poner sésamo, éste es el momento. Una vez confeccionadas las bolas y aplastadas, en la parte superior se esparcen.

Lo metemos al horno a 200º, calor arriba y abajo, aire (el que tenga el horno de aire) y unos 13 o 14 minutos hasta que tomen color, (vigilando continuamente que no se quemen). Los sacamos del horno, los dejamos enfriar bien y si en algunos no hemos puesto sésamo, los espolvoreamos una vez fríos, con azúcar glasé.

Y finalmente los enrollamos con papel de seda.




No hay comentarios:

Publicar un comentario